Home Espanol Historias Consejos para afrontar los efectos de un delito

Consejos para afrontar los efectos de un delito

Consejos para afrontar los efectos de un delito

Consejos para afrontar los efectos de un delito

Aunque cualquier persona puede ser la víctima de un delito, no todas reaccionan de la misma manera.

A pesar de que la mayoría de las personas son resistentes por naturaleza y a lo largo del tiempo encuentran maneras de ajustarse y hacer frente a su situación, otras podrían tener una reacción retrasada que puede durar días, semanas o hasta meses. Regresar a la normalidad puede ser un proceso difícil, especialmente para víctimas de delitos violentos o parientes de víctimas de asesinatos.

El aprender a entender y a manejar sentimientos intensos puede ayudar a una víctima a afrontar lo ocurrido. Es por eso que el FBI ha reunido varios consejos para ayudar a las víctimas a recuperarse de los efectos negativos de un delito.

Cómo recuperarse de un delito

Las víctimas podrían apoyarse de amigos, familiares, un miembro del clero, un asesor o un profesional que asiste a víctimas. Si tú fuiste la víctima de un delito, los siguientes consejos te podrían ayudar a afrontar el trauma o la pérdida:

  • Identifica a alguien con quien puedas compartir cómo te sientes y por lo que has estado pasando.
  • Acepta el dolor que sientes. No durará para siempre.
  • Pasa tiempo con otros, pero también solo.
  • Cuida tu mente y tu cuerpo. Descansa, duerme y come saludablemente y de manera regular.
  • Establece una rutina normal lo más pronto posible.
  • Toma decisiones sencillas diariamente. Esto te ayudará a desarrollar un sentimiento de control sobre tu vida.
  • Haz ejercicio sin excederte y alterna con periodos de relajación.
  • Realiza tus tareas cotidianas con precaución. Los accidentes son más probables después de experimentar un estrés severo.
  • Acuérdate de las cosas que te ayudaron a afrontar otras situaciones difíciles y piensa sobre las cosas que te dan esperanza.

Lo que debes evitar

Cuando estas en el proceso de recuperarte de un delito ten cuidado de utilizar el alcohol o las drogas para aliviar el dolor emocional. Las adicciones no solamente posponen la sanación, sino que también generan problemas nuevos. Además,

  • Evita tomar decisiones mayores inmediatamente después del incidente debido a que tu criterio podría estar temporalmente afectado.
  • Evita culparte a ti mismo.
  • Evita reprimir tus emociones. Recuerda que tus emociones deben ser expresadas.

Consejos para familiares y amigos de una víctima

  • Escucha a la víctima cuidadosamente.
  • Ofrece tu ayuda aunque no la haya solicitado la víctima.
  • Ayuda a la víctima con tareas cotidianas como limpiar, cocinar o cuidar a la familia o a los niños.
  • Dales su tiempo privado.
  • No lo tomes personal si se enojan o si expresan otros sentimientos.
  • No le digas que tuvo “suerte de que no fue peor”. Las personas traumatizadas no son consoladas por este tipo de comentarios.
  • Diles que lo sientes mucho por lo que les sucedió y que quieres entenderlos y ayudarlos.

Como resultado de sus experiencias, muchas víctimas encuentran un nuevo sentido a sus vidas. Es importante recordar que el dolor emocional no es para siempre y que tarde o temprano disminuirá. Es imposible cambiar lo que pasó pero la vida puede ser nuevamente buena con el paso del tiempo.

Crimevictims.gov ofrece varios recursos en español para víctimas de delitos.

Previo

01.13.11

Nuestra misión

El FBI es una organización de seguridad nacional que responde a amenazas y que es regida por la recopilación e interpretación de información. Su misión es proteger y defender a los Estados Unidos contra amenazas terroristas y de inteligencia extranjera, defender y hacer cumplir las leyes del código penal de los Estados Unidos, y proporcionar liderazgo y servicios de justicia penal a agencias federales, estatales, municipales e internacionales, así como otros socios.

 

Cómo contactar al FBI

Phone and LaptopEl FBI es una agencia federal de investigación e inteligencia con jurisdicción sobre una gran variedad de delitos federales, incluyendo asuntos de seguridad nacional como terrorismo y espionaje, secuestro o extravío de menores, crimen organizado, corrupción pública, y delitos cibernéticos/informáticos.

Más